El portal web de los medios públicos del Ecuador recogió el testimonio escrito de la turista argentina Graciela Pedraza, quien calificó su visita al país como “un viaje maravilloso”.

Su sentir no solo nació por la belleza de sus lugares y la calidez de su gente, sino también por la calidad de los servicios que prestan sus instituciones, como la Policía Nacional.

La turista en una carta remitida al Ministerio del Interior relató como por efecto de la honradez que caracteriza al ciudadano ecuatoriano y el servicio oportuno del personal policial, pudo recobrar su teléfono que había olvidado en un taxi de la capital.

Refiere que el jueves 1 de septiembre, después de ir Panecillo tomó un taxi hacia la Plaza Foch y al bajar del auto, su celular cayó en el asiento sin darse cuenta. Recodó que en el lugar había muchos policías a quien acudió por ayuda y “¡la respuesta fue inmediata!”.

Destacó que el operativo duró más de dos horas, pero al final dio con el conductor, el taxi y su celular.

“Escribo estas líneas desde la Argentina porque entiendo que hay que agradecer los gestos que los demás tienen por nosotros. Con mi esposo viajamos mucho y la verdad es que en ningún otro país nos hemos sentido también como en el vuestro. Dejo constancia aquí, entonces, del desempeño que pusieron ambos policías y de la gratitud que siempre les tendré”, puntualizo Graciela.

Sin duda el Ecuador experimenta un cambio extraordinario en la calidad y eficiencia de sus servicios en seguridad, pero lo que, tal vez es más importante, también evidencia que sus funcionarios se encuentran viviendo una revolución, en que el buen trato y la empatía dirigen los horizontes del trabajo público. /HP/El Ciudadano

VIAElCiudadano.gob.ec
Compartir

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.