Al menos 5.795 autoridades, entre ellas el presidente de la República, podrán terciar por el mismo cargo en futuras elecciones, sin importar cuántos periodos llevan en él.

El pasado 24 de mayo, cuando Lenín Moreno asumió la primera magistratura, se levantó el ‘candado’ que regía para una reelección sin límites y que había sido aprobada –desde el 2015– a través de una enmienda constitucional.

La anterior Asamblea Nacional modificó varios artículos de la Constitución, entre ellos dos sobre derechos de participación política: el 114 y el 144.

La enmienda a esos artículos suprimió la frase “por una sola vez”, que regulaba las veces que un dignatario podía optar por el mismo puesto.

Al final del trámite en el Legislativo, el entonces presidente de la República, Rafael Correa, solicitó que dicho cambio no alcanzase a los comicios que se avecinaban, que fueron los del 2017.

La Asamblea acogió su pedido y, al aprobar el proyecto final en diciembre del 2015, agregó una transitoria que dispuso que las enmiendas a los artículos 114 y 144 “entrarán en vigencia desde el 24 de mayo de 2017”.

El resto de modificaciones entró en vigor el 21 de diciembre de 2015 con la publicación en el Registro Oficial.

La vicepresidenta del Consejo Nacional Electoral (CNE), Magdala Villacís, explicó que si bien el referido ‘candado’ ya quedó levantado en la Constitución, el nuevo Parlamento deberá ajustar la ley.

El inciso 2 del artículo 93 del Código de la Democracia establece que los dignatarios “pueden reelegirse por una sola vez, consecutiva o no, para el mismo cargo”.

“Eso ya no está de acuerdo con la Constitución”, anotó Villacís, quien recordó que los ecuatorianos volverán a las urnas en el 2019 y 2021.

Dentro de dos años se votará por autoridades locales, y dentro de cuatro, por nacionales. En cada proceso se escogerá, al menos, la cantidad de personas electas en el 2014, que fue de 5.651, y en este año, que fue de 144.

Las cifras podrían aumentar en ciertas dignidades que guardan relación con la población de una jurisdicción.

Dos analistas consultados por este Diario coincidieron en que la “reelección indefinida” es negativa para el país.

El experto en derecho constitucional Hernán Salgado opinó que la enmienda “afectó a la (condición de) república (del país)”.

“Es un grave atentado a la república porque en toda república hay alternancia, que la diferencia de la monarquía, que es permanente”, indicó Salgado.

El consultor jurídico Vladimiro Álvarez anticipó que la reelección será “rechazada por el pueblo ecuatoriano” en futuros comicios.

“La sociedad requiere renovación. Para muestra las últimas elecciones, en que la mitad de los ecuatorianos no estuvo de acuerdo con continuar con el mismo régimen”, afirmó.

Durante el debate en el anterior Parlamento, Alianza PAIS (movimiento político impulsor de las enmiendas) argumentó que los ciudadanos tienen derecho a elegir a quien hizo una buena labor y que la posibilidad de que un político corra para otro periodo no implica su victoria en las urnas. (I)

Compartir

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.