La nevera de mi casa siempre estuvo tapizada de papeles. Por años, los imanes que decoraban aquel aparato electrodoméstico sostuvieron un montón de dietas repletas de tachones y manchas de café. Mi mamá nunca ha perdido la fe en las dietas. No sé cuantas ha hecho, ni tampoco si ha existido alguna que le haya funcionado. Lo que sí sé es que las ha probado casi todas: la de “los puntos”, la “Atkins”, la “militar” y hasta la de la “manzana”. Jamás dejará de creer en ellas, sobre todo en aquellas que de manera irresponsable prometen eliminarle una cantidad exagerada de kilos en poco tiempo.

En todos esos papeles jamás leí la palabra MUFA: el nombre de una dieta que, para algunos, constituye más un plan de alimentación (mi mamá todavía no la ha descubierto). Pero ¿qué significa MUFA? Esta palabra corresponde a las siglas en inglés del término “ácidos grasos monoinsaturados”: mono unsaturated fatty acids.

Esta dieta, conocida como la dieta del vientre plano, consiste en agregar a nuestras comidas alimentos que contengan este tipo de grasa, una grasa sumamente beneficiosa para nuestra salud. Y es que, entre otras cosas, permite proteger nuestro corazón, disminuye el colesterol “malo” (LDL) y baja la presión arterial.

Entre los alimentos MUFA encontramos aceites (de oliva, linaza o girasol), frutos secos y semillas (almendras y nueces), aceitunas, chocolate oscuro y aguacate. Quienes inventaron esta dieta aseguran que los ácidos grasos monoinsaturados permiten que el hígado elimine grasas y toxinas, evitando la acumulación de grasa en el abdomen.

Para Cynthia Sass, una de sus creadoras, estos alimentos tienen la capacidad de combatir la grasa localizada en el vientre y nos permiten sentirnos saciados. Lo más importante en esta dieta es comer una MUFA en cada una de las cuatro comidas que se hacen al día, pero además hay que llevar control de las calorías que ingerimos (debemos consumir, aproximadamente, 400 calorías por comida). Por último, no podemos pasar más de cuatro horas sin comer.

Según un estudio publicado en la revista de la Asociación Americana de Diabetes, una dieta alta en ácidos grasos monoinsaturados es mucho más efectiva para eliminar la grasa del abdomen que una rica en carbohidratos. Evidentemente, esto debe complementarse con el ejercicio diario y la ingesta de líquido. En esta dieta en específico se recomienda saborizar el agua con algunas especias, cítricos, hierbas y pepino, ya que esto combate la constipación y reduce la hinchazón del vientre.

Sabemos que no existen “recetas mágicas”, y no a todo el mundo le funciona lo mismo. Por ello, lo más recomendable es acudir a un especialista que nos guíe en esto de perder peso de manera saludable.  Ciertamente, cada dieta tiene su “encanto”, su pros y contras, solo debemos ser responsables y encontrar aquella que mejor se adapte a nosotros. Espero que algún día mi mamá consiga la suya…

VIACulturizando.com
Compartir

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.