Usted en campaña tachó de elefantes blancos a escuelas del milenio, en el sector rural; y, entonces y en su mensaje del 24 de mayo, expresó su angustia porque decenas de miles de bachilleres se graduaban de bachilleres sin tener posibilidad de seguir al nivel superior en planteles públicos, con lo cual se vienen generando profundas frustraciones. Los de familias de bajos ingresos no tienen dinero para ir a planteles particulares; y, con la caída del empleo, ni opción de trabajo se les presentaban.

Estudié y me gradué en el Vicente Rocafuerte y en la Universidad de Guayaquil. Por cerca de 45 años, estuve vinculado con la educación pública, desde las escuelas rurales y urbanas municipales de Guayaquil, 1961 – 1967, espacio en que llegué a ser supervisor escolar, luego en la docencia universitaria, desde 1968 hasta el 2006, siendo rector de la Universidad de Guayaquil, entre noviembre de 1994 y julio del 2004.

De usted sé que la secundaria la estudió en el Instituto Nacional Mejía y en el colegio Benalcázar, dos planteles públicos de Quito. Hasta sus notas me han enviado. Sé que estuvo en Medicina, después en Psicología y posteriormente en Administración en la Universidad Central, carrera en que se tituló de licenciado.

 Las escuelas del milenio

Algo más de cien están entre construidas y avanzando en la construcción, con crédito chino tramitado por USD 400 millones. Más están programadas. El costo de la infraestructura levantada por constructoras chinas, por unidad, se acerca a USD 1 millón, agregándoles equipamiento, que lleva a que la inversión final en cada caso esté por encima de USD 3 millones. El precio de lo construido es más caro que a costos locales.

La complicación es en los sectores rurales, por requerirse el traslado de niños/niñas. Verdad que las escuelas unidocentes –de un solo maestro– venían siendo precarias, pero puede haber planteles rurales pluridocentes, que no desarraiguen a niños/niñas, evitando riesgos de accidentes y aun de atentados al pudor y otras formas de violencia, que lleva a que los padres que necesitan trabajar no envíen a sus niños/niñas a las unidades del milenio.

¿Y la calidad educativa?
En años atrás, de los planteles públicos de segunda educación, salían excelentes bachilleres, y no solo hablo de mi querido VR, espacio de grandes valores de la educación, la ciencia y la cultura, así como de la política nacional, también del “patrón” Mejía, en que usted estudió y de decenas de planteles.

En la prueba “ser bachiller” del 2017, en la autodenominada “década ganada”, en los cien primeros puntajes del Ecuador, de los planteles públicos, solo están los bachilleres de dos colegios militares en Cotopaxi, el de la Fuerza Aérea y el de la Brigada Patria; y, además, uno en Riobamba, uno en Saquisilí, uno en Latacunga y uno en Chone. Los demás son solo planteles particulares.

Paradoja: Rafael Correa, días atrás, expresó: “Ecuador es el país con mayor avance en materia educativa en la región”, pero, vergüenza, en la evaluación en la prueba “ser bachiller” del 2017, están ausentes, en los listados de mejores calificaciones, los de los planteles públicos.

No es cierto lo que se dice que la culpa de la baja calidad solo está en el MPD, pretexto para disolver la UNE, histórica organización de los maestros, y aun para privarlos de su organización del Fondo de Cesantía. El gobierno saliente politizó y precarizó la condición de la docencia, con contratos y encargos temporales, con la llamada Red de Maestros.

La educación fiscal requiere garantías y estabilidad de los maestros, que no haya precariedad laboral, así como su actualización permanente.

La calidad de la educación pública es la única que va a levantar el promedio de la calidad formativa de la sociedad ecuatoriana. Comprométase a que cuando usted cumpla su período presidencial, por lo menos la mitad de los mejores planteles de educación en el Ecuador serán los fiscales.

La Universidad que recibe
Usted, Lenín, ha sido reiterativo en expresar su desagrado por el elevado número de bachilleres de planteles públicos, que no pueden matricularse en la Universidad. Ha ofrecido que ningún bachiller se quedaría sin acceso a la Universidad; y, además, crear más universidades técnicas y agrarias.

Cuando usted ingresó a la Universidad en los setenta, solo había pasado poco tiempo de la muerte de jóvenes en la Casona Universitaria de Guayaquil el 29 de mayo de 1969, que demandaban libre ingreso.

Yo estoy a favor de pruebas de admisión, pero no con la estructura casi inflexible de las de los últimos años.

Por varias circunstancias, puede haber malentendidos en una prueba y/o su evaluación, que lleve a que el evaluado quizás esté apenas por debajo del rango que se fije, por ejemplo, en medicina 900 sobre mil, que es como 9 sobre 10, y se queda afuera.

El castigo no puede ser un rechazo hasta el año siguiente. La solución tampoco va por la simpleza de que “estudie otra cosa”, para que no se “quede vago”. Hay que abrir la oferta universitaria, pero no como premio consuelo para que estudien lo que requieran menor puntaje y no obtengan trabajo.

Antes que crear más universidades debe mejorarse la capacidad y calidad de las existentes y una red de extensiones.

Para las llamadas universidades emblemáticas, la Universidad Nacional de Educación, la Universidad de las Artes, la Universidad Regional Amazónica Ikiam y la Universidad de Investigación en  Tecnología Experimental, Yachay, creadas en el gobierno saliente, aún hay más interrogantes que certezas y debe afrontarlas el nuevo gobierno. En activos se han hecho importantes inversiones y además hay un elevado gasto. Las ofertas académicas deben desarrollarse más allá de la publicidad; y, a la docencia hay que garantizarle estabilidad y carrera.

Por esta vía, estaremos en comunicación. Lenín, con la honestidad y el decoro que los ecuatorianos requerimos, usted, al dejar el poder, no requerirá seguridad o escolta alguna. Su fortaleza estará en la gratitud de los ecuatorianos. (O)

 

LENÍN, CON LA HONESTIDAD Y EL DECORO QUE LOS ECUATORIANOS REQUERIMOS, USTED, AL DEJAR EL PODER, NO REQUERIRÁ SEGURIDAD O ESCOLTA ALGUNA. SU FORTALEZA ESTARÁ EN LA GRATITUD DE LOS ECUATORIANOS.

Compartir

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.