La niebla asesina de Londres en 1952 que tomó más de 12.000 vidas.
Durante cinco días en diciembre de 1952, Londres jadeó por aire. Una niebla tóxica ahogó la capital británica, paralizando la ciudad y ennegreciendo al sol; en lo que es considerado el peor desastre de contaminación atmosférica en la historia británica.

El 5 de diciembre de 1952, un cielo despejado inició el día en Londres. De repente una inusual y frenética niebla se apoderó de la capital británica durante semanas, y a medida que los londinenses despertaban, las chimeneas de carbón trabajaban horas extras para tomar el frío del aire. Mientras el día avanzaba, un ligero velo de niebla empezó a cubrir el Big Ben, la Catedral de San Pablo y el resto de la ciudad. Por la tarde, sin embargo, la niebla comenzó a convertirse en una tonalidad enfermiza de amarillo, ya que se mezcló con las miles de toneladas de hollín que se bombeaba en los cielos de Londres por su bosque de chimeneas industriales.
Imagen: Hulton Archives

Compartir

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.