La historia real del milagro más grande de la Navidad

0
99

Quién podría pensar que el intercambio de una simple tableta de chocolate y seis cigarrillos se convertiría en un ejemplo histórico de cómo se puede lograr una tregua de paz en tiempos de guerra.

La anécdota ocurrió cerca de la ciudad de Ypres en Bélgica, en la víspera de la Navidad de 1914, en plena Primera Guerra Mundial, donde las tropas británicas se enfrentaban a las del imperio alemán.

¿El protagonista? Un simple soldado inglés, de nombre Willie Loasby, quien en medio de su trinchera se le ocurrió la idea de comunicarse con sus enemigos alemanes, para así poder lograr aunque fuera un breve espacio de tiempo donde pudiesen bajar sus armas y celebrar juntos una fecha tan importante.

Al principio, los alemanes comenzaron a entonar villancicos en su idioma, a lo cual los ingleses le respondieron entonando canciones en su lengua materna. Luego a viva voz se intercambiaron felicitaciones de Navidad. Entonces Loasby, de apenas 25 años, superó su miedo y salió de su trinchera para caminar los 36 metros que separaban a ambos mandos.

A sabiendas de que su vida corría peligro, logró llegar a la trinchera contraria y empezó a comunicarse con los que hasta ese momento consideraba sus enemigos. Tras conocer a un oficial alemán, le preguntó si había franceses entre ellos y éste le contestó en broma la frase “diez franceses no hacen un inglés”.

Ya en confianza surgió la propuesta de jugar un partido de fútbol, demostrando que el deporte es la lengua universal que supera cualquier barrera. Y así ambos grupos salieron al terreno, ya liberados de una responsabilidad militar que seguramente para muchos era obligada.
Y mientras en otras zonas todavía se combatía sin importar que fuese Navidad, en ese pequeño espacio de suelo belga, sucedía todo lo contrario. De esta manera el frío y sangriento invierno donde muchos habían perdido sus vidas, dio paso a un sano encuentro deportivo de una hora sin árbitro, donde se dice que ganaron los teutones 3-2.
También se aprovechó este momento de intercambio y saludos, demostrando así que los sentimientos del ser humano y sobre todo en una época de reencuentro como lo es la Navidad, bien pueden imponerse ante situaciones absurdas y conflictos que al final no llevan a nada.
Antes de despedirse, el intercambio de la tableta de chocolate y los seis cigarrillos marcó esa nochebuena que logró silenciar las armas y en la que definitivamente la verdadera batalla fue que ganaron todos.
Datos curiosos
El último sobreviviente de este histórico acontecimiento murió en Newtyle (Escocia) en noviembre de 2005 a los 109 años. Él y otros soldados lograron dejar por escrito las anécdotas de esta histórica tregua que luego fueron usadas por la cadena británica de supermercados Sainsbury’s para realizar un exitoso anuncio publicitario para televisión.
Willie Loasby describió todo este histórico suceso en una emotiva carta de 8 páginas que envió a su madre. No se imaginaba que mucho tiempo después, este documento se subastó por la elevada cifra de 20.000 libras esterlinas (unos 25 mil euros).
(Fuente: David Rodríguez Andara)
Compartir

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.