Un relato teatralizado fue la tónica con la que los miembros de las Fuerzas Armadas y el Ministerio de Defensa conmemoraron, el pasado viernes, los 23 años de la Guerra del Cenepa, en el cantón Gualaquiza, provincia de Morona Santiago.

La jornada cívica comenzó con la bandera tricolor pendiendo de uno de los helicópteros de combate, mientras en el estadio central de Gualaquiza se escuchaban las notas de la marcha militar que animó a los pobladores de la localidad.

Por un instante el estadio Central de Gualaquiza se mantuvo en silencio, a pesar de que estaba lleno de asistentes.

¿La razón? La población y los visitantes no solo recordaban la gesta del conflicto bélico entre Ecuador y Perú, ocurrido en 1995; sino también a los 33 soldados que ofrendaron su vida por defender la soberanía del país y hacer respetar los lugares limítrofes que dividían a ambas naciones.

Fue exactamente en esta localidad donde se produjeron los enfrentamientos en los que tropas ecuatorianas defendieron el territorio nacional, ante los continuos ataques del ejército y de aviación peruanos.

El conflicto se extendió por varias semanas hasta que por mediación de los países garantes se puso fin a las hostilidades mientras se acordaba el tratado de paz definitivo.

En el camino a la ceremonia se escuchaba a los comandos militares decir enfáticamente que sus hombres estaban preparados, pero que pedían a Dios que no se librase una guerra más; “nosotros sabemos lo que es la guerra y no queremos regresar a ella”, decían.

Hasta el lugar llegó el ministro de Defensa, Patricio Zambrano, quien en su discurso hizo hincapié en que las dos naciones ahora trabajan para consolidar la paz que se firmó en 1998.

“Actualmente nos encontramos trabajando en el desminado de la zona de conflicto y gracias a ello Ecuador y Perú estamos en la capacidad de brindar aportes concretos a la comunidad internacional en temas de desminado”, dijo.

Recordó además que en aquel conflicto cayó uno de sus amigos, el capitán Geovanny Calle, a quien dirigió palabras de respeto y admiración por su valor.

El Ministro de Defensa; el viceministro Felipe Vega de la Cuadra; y los altos mandos militares entregaron luego insignias de agradecimiento a los héroes -hoy ya retirados, entre ellos al general Paco Moncayo-, a los familiares de los caídos y a los periodistas que asistieron a la cobertura de la época.

En el acto el Ministerio de Defensa, la Fuerza Aérea Ecuatoriana, el Ejército Ecuatoriano y la Armada Nacional entregaron ofrendas florales. El conflicto se libró en la cuenca del río Cenepa en enero de 1995.

Luego de al menos cuatro semanas de enfrentamientos, en los que el Ejército y la aviación de Ecuador y Perú se enfrentaron, finalmente concluyó con la intervención de los países garantes hasta la firma del Tratado de Paz, el 26 de octubre de 1998.

La ciudad de Gualaquiza fue en 1995 uno de los centros de operación militar y de abastecimiento, pero no fue el único evento que realizaron las Fuerzas Armadas.

En el parque Vicente León de Latacunga se realizó una ceremonia militar, al igual que en el Parque Samanes de Guayaquil y en la Plaza Eloy Alfaro, en Manabí. (I)

FuenteEltelegrafo.com.ec
Compartir

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.