Desde el momento en que suena el despertador hasta que salimos por la puerta de casa disfrutamos de uno de los mejores momentos del día: el desayuno.

Es la comida más importante ¡y la que nos carga las pilas para comernos el mundo! Por eso, en cuanto descuidamos ese momento, nuestro estómago ruge, nuestro apetito aumenta ¡y la debilidad nos traiciona!

Es lógico que de vez en cuando, con las prisas y el ajetreo del día a día, tomemos un desayuno express muy poco saludable…Pero aunque seas de esas que cree que su desayuno es el más healthy ¡cuidado! Es probable que estés cometiendo un error demasiado común: dejar fuera del plato las proteínas.Las mismas que evitan que nuestro metabolismo se sienta off durante el día.

Y es que un desayuno no es sólo cuánto comes, sino lo que comes. Y es que las proteínas ¡es el combustible que te ayuda a salir de casa con la energía necesaria! Y además, te ayuda a regular el apetito durante el día.

¿Qué más quieres?

Para que te hagas una idea, la media de proteínas que necesitan las mujeres oscila entre los 80 y los 100 gramos diarios, aunque evidentemente ¡no te lo tomes a rajatabla! La cantidad dependerá del peso y de la actividad de cada una.

¿Y cómo incluimos las proteínas en la comida más importante del día? Pues no, no tienes que empezar el día a tope preparándote un plato de carne.

Simplemente, si en tus desayunos incluyes un huevo o queso además de la fruta; un puñado de almendras crudas o ligeramente tostadas; un poco de tofu, hummus o muesli casero, ¡ya tendrás la fórmula mágica!

Así que ya sabes, no empieces el día con más piel y haz de las proteínas uno de los pilares de tu desayuno.

VIAWomenshealth.es
Compartir

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.