Llegaron los cuerpos de las víctimas de la tragedia aérea de LaMia

Repatriación. Con honores y banda de la Policía, los cuerpos de los cinco bolivianos fallecidos en el accidente de LaMia llegaron a Cobija y a Santa Cruz

Ruy D’alencar / E. Grimaldes
Ruy.Dealencar@eldeber.com.bo

Lo que empezó como un sueño en Viru Viru, el lunes, cerca de las 18:00, terminó ahí mismo ayer, casi a la misma hora, en un ambiente de velorio. Los tripulantes Sisy Arias, Romel Vaca Flores, Álex Quispe y el colpiloto de LaMia Ovar Goythia no imaginaban que ese vuelo a Medellín (Colombia) acabaría así. Esta vez, luego de haber hecho una escala intermedia en Cobija (Pando). A las 17:13 de ayer, el ruido era ensordecedor. El Hércules FAB 61 aterrizó en Viru Viru con cuatro féretros, parte de la tripulación del vuelo de LaMia en el que viajó el Chapecoense para la final de la Copa Sudamericana, donde murieron 71 personas.

El viaje desde Colombia fue largo, pero las víctimas y sus familiares llegaron. El vuelo de la Fuerza Área Boliviana arribó después de dejar en Pando el cuerpo de Miguel Quiroga, el piloto de LaMia, a quien todo el mundo apunta hoy por haber decidido volar un jet regional al límite de su autonomía entre Santa Cruz y Medellín sin hacer escalas.

Con esa escena, en medio de homenajes militares y policiales, se cerró el viaje de repatriación de los cinco bolivianos que perecieron en el cerro El Gordo, después de quedarse sin combustible. Así se esperó en Santa Cruz de la Sierra a estos cuerpos. Llanto y rostros compungidos en medio de uniformados y luces y cámaras que lo seguían todo, casi ajenos al dolor de familiares y amigos, hasta el mismísimo recinto velatorio de La Misiones, donde los cuatro ataúdes fueron conducidos después.

El periodista Jorge Arias, su esposa y su hijo Junior, la familia de Sisy, fueron los primeros dolientes en bajar de este vuelo custodiados por las Fuerzas Armadas, a pedido del ministro de Defensa, Reymi Ferreira, que también estuvo ahí.

La plataforma de aviones de Viru Viru estaba llena de dolientes, policías y cámaras. Es un aeropuerto, pero tenía casi todo para ser un salón velatorio: había mujeres que lloraban, hombres de luto, flores y fotos ampliadas de los fallecidos.

La caravana de Cobija
Al capitán Miguel Quiroga, que alguna vez se jactó en su cuenta de Facebook de haber llevado a la selección argentina o al mismísimo presidente Evo Morales, también lo honraron al recibirlo en Cobija.
Autoridades, como el alcalde Luis Gatty Ribeiro, familiares y amigos lo recibieron en medio de llanto y flores blancas, relató el periodista Willy Berzatti. Compañeros suyos de la promoción del Colegio Amerinst de 1997 lucieron poleras blancas con el rostro del extinto capitán de aviación.

Un carro fúnebre recorrió la avenida principal de Cobija con el féretro cubierto con una bandera pandina hasta la capilla ardiente que se levantó en casa de su madre. Yerno del exsenador Róger Pinto, los restos de Quiroga fueron custodiados por efectivos policiales y miembros del cuerpo de bomberos.

En Las Misiones
Cuatro distintas salas cobijan desde anoche los velorios de Arias, Quispe, Vaca y Goythia en Las Misiones. Con los ojos del mundo puestos en el accidente, el fin de esta tripulación fue una noticia que trascendió fronteras. Y hubo lo que hay en cualquier velorio: flores, café, luto y mucha gente.

Y para el caso de Vaca Flores, hasta mariachis. Más tarde, incluso llegó el alcalde de Santa Cruz de la Sierra, Percy Fernández, quien trató de calmar a los apenados familiares con palabras sobre la voluntad de Dios y la resignación frente a aquellas cosas que el hombre no tiene el poder de cambiar. Tampoco faltó la ex diputada opositora Jéssica Echeverría, amiga de Sisy Arias.

Hoy día se tienen previstas las ceremonias de entierro. Cada familia doliente decidirá su horario y cómo decide aliviar el luto de esta pesadilla

Dolor y luto muestras de pesar de la gente

Escenas dramáticas Familiares y amistades de los fallecidos trataban de consolarse al llegar a la terminal.

Reclamo general
Muchas personas pedían que las autoridades investiguen las fallas que tuvo el vuelo.

Vestidas de blanco
Fue notoria la presencia de gente, especialmente de jóvenes vestidas de blanco.

Gran movimiento La prensa, especialmente los canales de TV, transmitieron la llegada de los fallecidos.

TV brasileña
Periodistas de la red Globo de Brasil estuvieron presentes.

Compartir

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.