Cada noviembre, millones de personas en Reino Unido se ponen en la solapa una amapola roja.

Lo hacen para rendir homenaje a los caídos en la I Guerra Mundial y en conflictos bélicos subsiguientes.

¿Pero cómo fue que esta flor pasó se transformó en un símbolo de las víctimas de la guerra?

Víawww.bbc.com
Compartir