Es de sobra conocido que, aunque sea algo difícil comprender, a través de documentos de ofimática tipo Word, Excel y PowerPoint es realmente sencillo infectar un ordenador de virus. ¿Por qué? Porque, entendiéndolo de forma simplificada, en la suite Office hay una función denominada ‘macro’ que permite lanzar sobre cualquier ordenador que ejecute el documento una serie de instrucciones automatizadas, entre las cuales están las correspondientes a una infección de diferentes formas de malware. Y recientemente se ha encontrado un nuevo ‘truco’ que permite burlar la seguridad que impide que esto ocurra.

Las macros de Microsoft Office vuelven a dar problemas, ahora se pueden ocultar simplemente cambiando la extensión de un archivo.

Los programas de Microsoft en el entorno de ofimática manejan varios tipos de extensiones, y en el caso de Word podemos encontrar, entre algunas otras, las extensiones DOCX y DOTX. Las dos anteriores son de documentos ‘simples’, sin macros, luego fiables en tanto que no pueden abrir instrucciones automatizadas en el ordenador. Y hay otras, como DOCM y DOTM, que también corresponden al procesador de textos Word, y que con la letra ‘M’ en su nombre ya indican que contienen macros, luego pueden plantear la duda de si serán maliciosas o no.

El problema está en que recibir un documento con las extensiones DOCM y DOTM, por no contener macros, hasta ahora no era una práctica de ‘riesgo’, al menos por estas cuestiones. Y ahora sí, porque se ha detectado que, sin editar el archivo, cambiar la extensión de documentos con macros a la de un documento sin macros no es detectado por los programas de Microsoft. Es decir, que podemos recibir un archivo con macros, y que se muestre con la extensión DOCX o DOTX, e igualmente sea abierto por Microsoft Office y ejecutado con sus macros.

Por lo tanto, para los usuarios la única recomendación posible por parte de los expertos en seguridad informática es que deshabiliten la ejecución automática de macros y activen el procedimiento manual para, de esta forma, únicamente habilitar las macros para documentos de fuentes fiables, y en los que no haya riesgo de infección por conocimiento de su origen fiable. Esto para usuarios con versiones desactualizadas, porque Microsoft ya ha introducido el parche correspondiente en su última versión.

VíaCincodias.com
Compartir