Estos buques serán capaces de romper hielo de dos metros de espesor a 29 kilómetros por hora.

Una flota de rompehielos militares y buques de ataque de clase ártica protegerá las costas e islas del norte de Rusia, según ha informado un representante de la industria de construcción naval rusa.

La necesidad de crear esta agrupación quedó justificada en el curso del reciente simulacro de desembarco en la isla de Kotelny, cuando se puso de relieve lo complicado que resulta para los buques normales actuar en las duras condiciones del Ártico, señaló Valery Polovinkin, asesor del director general de Centro Estatal de Investigaciones Krylov, en una entrevista con el diario ‘Izvestia’.

El experto aseguró que el rompehielos militar que ha de mantenerse operativo durante todo año en altas latitudes se basa en el proyecto LK-110Ya Líder, es decir, que contará con reactores nucleares de 60 megavatios.

El buque será capaz de romper hielo de dos metros de espesor a una velocidad de 14 nudos (29 kilómetros por hora) y hielos con un espesor de más de 4,5 metros a velocidades más bajas.

El anteproyecto de este buque fue elaborado el año pasado y el proyecto de ingeniería se prolongará otro año y medio.

Los ingenieros también diseñarán buques de guerra de clase ártica que habrán de actuar junto con los rompehielos, ya que las peculiaridades de diseño de estos últimos no permiten instalar en ellos equipos de artillería o de misiles.

VíaRTU
Compartir